Cultura

Jorge Drexler y su primera cita con El Salvador

Drexler /Foto: J. Presidente
638vistas

Por Jacqueline Presidente

“Es un honor estar en tierras de Roque Dalton”,  así es como el cantautor uruguayo Jorge Drexler mostraba su alegría por compartir con los salvadoreños, un concierto esperado por sus fans desde hace más de una década.

En la conferencia de prensa ofrecida horas antes, habló del proceso emocional y creativo en su último disco, su crecimiento como artista, y como el amor propio y hacer lo que deseas es lo más importante para lograr la felicidad.

Respecto al nombre de la gira “Salvavidas de Hielo” comentó:

“Me gustan los títulos que tienen una paradoja. Me gusta que genere esa pregunta(…) Está hecho exactamente para preguntarse ¿por qué? (…) El disco habla del carácter efímero de las cosas, las canciones son salvavidas de hielo, las amistades, los amores, las pequeñas cosas que te mantienen a flote por un rato, pero es bueno saber que no duran para siempre, disfrutar el trayecto, porque eso es lo que hay, disfrutar el presente, no pretender lo definitivo, el punto de llegada, la eternidad sino el camino hacia eso.”

Con respecto a los dúos con artistas como Mon Laferte, Julieta Venegas y Natalia Lafourcade dentro del disco recalcó:

“Son unas artistas de una magnitud tal, que no necesitan ningún tipo de motivo extra, no fueron elegidas por su género, sino por calidad son de las mejores compositoras de mi generación.”

Una plática muy amena ofreció Drexler a los medios de comunicación. / Foto J. Presidente

Un concierto que invitaba a renacer

La apertura del concierto estuvo a cargo de talentos nacionales como Las Musas Desconectadas, Carol Hills y Cantalejo, quienes se encargaron de preparar el ambiente con buena energía para la presentación del uruguayo.

Alrededor de las 10:20 p.m. las luces se atenuaron, se vislumbró en el escenario la figura de uno de los músicos de Drexler, quien al ritmo acompasado de la percusión creaba ese ambiente de expectativa y euforia en los asistentes. Uno a uno los músicos fueron más evidentes, y ante la algarabía de los presentes el uruguayo se presentó en el escenario con un gesto de reverencia, con gestos de “gracias” por el recibimiento de los salvadoreños.

Ante las notas hipnotizantes de “Movimiento” los asistentes se sumergieron en una atmósfera reflexiva, relajante, melódica y a la vez enérgica que caracteriza cada uno de los conciertos de Jorge.

Luego de un recorrido alucinante por 24 canciones de su discografía, se despidió al ritmo de “Silencio”.Al finalizar la canción las luces se apagaron y el unísono de los presentes no se hizo esperar con la aclamación de “¡otra!,¡otra!”.

Tras menos de un minuto, Jorge volvió al escenario e interpretó “Bailar en la cueva” y “La Luna de Rasquí”.

Nuevamente las luces se apagaban y el sonido de la música desapareció para darle paso a los cientos de espectadores que salían del pabellón 1 del CIFCO.

La sorpresa fue grande tras la reaparición del músico y cantautor en compañía de Las Musas Desconectadas, Carol Hills y Cantalejo, con quienes cerró el concierto de manera emotiva interpretando el tema “Quimera” en completo acústico.

“Un artista como Jorge es único, no podría decirles cuánto tiempo pasé esperando este concierto, lo creía hasta imposible”, manifestó una de las asistentes.

“Volvería a esperar otros 10 años más, su música te renueva, te hace llorar y reír, él genera emociones, no solo hace canciones”, recalcó otra fan.

Luego de El Salvador, Panamá será el siguiente destino del uruguayo, este próximo 20 de Septiembre.

 

 

 

Comparte tu opinión